evitar-la-enfermedad-nutricion-correo

Evita la enfermedad invirtiendo en nutrición

evitar-la-enfermedad-nutricion-correo

Aunque sabemos que nuestra dieta tiene gran repercusión en nuestra salud, muchas veces pasamos por alto su importancia.

Así lo manifestó nuestra Dra. Pilar Gómez en su entrevista «Invertir en nutrición, ahorrar en medicina» en El Correo Gallego el pasado 23 de Marzo.

Según declara la doctora, tendemos a pensar que la salud es un regalo del universo, del que podremos disfrutar independientemente de lo que hagamos, y no es así. Para mantener un estado de salud óptima, necesitamos invertir energía y realizar esfuerzos que contrarresten la nefasta influencia de los agentes estresantes tanto internos como externos.

La doctora mencionó algunos de estos estresantes externos e internos:

Algunos estresantes externos:

  • Inhlantes orgánicos: polvo, hongos, polen
  • Químicos artificiales
  • Organismos infecciosos como virus, hongos y parásitos
  • Fenómenos físicos: el frío, el calor, la radiación, la humedad, el ruido o los campos electromagnéticos
  • Nuestra dieta y las sustancias que la integran

Estresantes internos (entre otros):

  • estrés psicológico
  • limitaciones genéticas
  • malnutrición
  • disfunciones biológicas

Beneficios de una dieta saludable: ¡evita la enfermedad!

Según explicó la doctora Gómez, es un hecho probado que cuando se trata una enfermedad como la obesidad eliminando los carbohidratos de la dieta del paciente, desaparecen al mismo tiempo otros síntomas que eran habituales en él, como catarros frecuentes, migrañas, diarreas o vómitos, amigdalitis recurrentes, y disminuye la incidencia de otros trastornos como las alergias, eccemas, rinitis e incluso la artritis.

Es decir, mediante el seguimiento de una Dieta Paleo o de Carbohidratos específicos, no solo se consigue perder peso, ¡también mejora notablemente la salud!

En nuestros días estamos muy habituados a consumir azúcar e hidratos de carbono, y resulta muy complicado superar la adicción que tenemos a estas sustancias. Sin embargo, cada vez se reconocen más las alergias alimentarias como causa de la sintomatología humana, siendo la sensibilidad alimentaria «uno de los agentes etiológicos más importantes conocidos como causa de enfermedad», en palabras de la doctora.

En pacientes aquejados de cefaleas, fatiga, bronquitis, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, y en otras crónicas neuronales y musculoesqueléticas como la fibromialgia o la fatiga crónicas, la técnica más eficaz a aplicar es la dieta de eliminación. Esta dieta consiste en evitar alimentos específicos durante los 4 a 6 días previos a una prueba de ingesta, y permite detectar muchas alergias que el paciente desconoce.

¿Te está perjudicando tu comida preferida?

Muchos alimentos ocasionan cantidad de síntomas incapacitantes en las personas con sensibilidad a ellos. El paciente no conoce esta sensibilidad, por lo que no es consciente de que sus síntomas se originan en intolerancias alimenticias. Es muy habitual que el alimento causante de los síntomas sea el preferido por el paciente, ese que toma todos los días y normalmente en grandes cantidades, sin percatarse de los nefastos efectos que tiene sobre su salud.

Por ejemplo, el colon irritable, el colon espástico o la neurosis cólica son trastornos intestinales funcionales recurrentes y crónicos. Se dice que son de «causa desconocida», aunque suelen asociarse a pacientes histéricos, hipocondríacos, deprimidos, egocéntricos…

Entre el 15 y el 20% de la población padece algún trastorno de este tipo. El intestino irritable está provocado en muchos casos por provocadores como el trigo, maíz, los lácteos, el café, té y los cítricos.

La hipersensibilidad alimentaria es lo que provoca el síndrome del intestino irritable en individuos con sensibilidad. Estos pacientes mejoran rápidamente tras una dieta de eliminación, y recaen tras el desafío que supone incluir en su dieta mayor cantidad de alimentos específicos.

Como conclusión: hay que tener todas estas intolerancias muy en cuenta. Si llevas tiempo sintiéndote mal, con trastornos digestivos, dolores abdominales o similar, quizá seas sensible a alguno de estos irritantes. ¡La solución puede estar en la dieta!

HAZ TU BÚSQUEDA Y PULSA ENTER