decorativa, un vaso de agua en post sobre medicina ambiental para sugerir que ingerimos tóxicos con la comida y bebida

¿Qué es la medicina ambiental?

En pasadas fechas, nuestra doctora Pilar Gómez fue entrevistada en el Correo Gallego, y habló sobre la medicina ambiental.

Esta rama de la medicina estudia la incidencia que tienen los tóxicos en la salud humana. Según explica la doctora, hay miles de sustancias perjudiciales para el organismo sin que seamos conscientes de ello.

Medicina ambiental para comprender las enfermedades actuales

Gracias a la medicina ambiental podemos comprender la mayoría de las patologías que están apareciendo en nuestros días.

Síntomas como inflamaciones, degeneración, cronicidad o hipersensibilidad, están directamente relacionadas con el cambio medioambiental.

La sensibilidad química tóxica o la sensibilidad alimentaria pueden paliarse o curarse de forma definitiva con el tratamiento adecuado.

Todo está cambiando a un ritmo vertiginoso. Por ejemplo, la tierra ha perdido varios centímetros de mantillo, y con esto, minerales tan importantes como e magnesio. Nuestro cuerpo experimenta dificultades para poder adaptarse a esta situación, y esto se refleja a través de la sintomatología.

Gracias a la medicina ambiental conocemos qué efecto tienen los tóxicos que diariamente nos llegan a través de la alimentación, el agua que bebemos o el aire que respiramos, los contaminantes físicos y biológicos. Además los pensamientos y sentimientos negativos también tienen un efecto contaminante.

imagen decorativa de un vaso de agua en artículo sobre medicina ambiental

La doctora explicó que los tóxicos no nos afectan a todos por igual. Además de la vía mediante la que los tóxicos entran en nuestro cuerpo y de la cantidad, influye la combinación de estresantes que recibe el paciente, así como su estado nutricional. Por otra parte, no todas las personas tienen la misma capacidad para metabolizar y eliminar los tóxicos, y la genética juega también un papel importante.

¿Cómo enfermamos?

La carga total de tóxicos puede superar la capacidad del cuerpo para superar el equilibrio, es decir, los mecanismos de homeostasis del cuerpo se resienten y aparecen síntomas como inflamación, infección, degeneración o hipersensibilidad.

Los contaminantes ambientales activan ciertos genes, facilitando que sobrevenga una enfermedad. Aunque puede existir una predisposición genética, en la mayoría de los casos, la enfermedad no se desencadenaría sin la activación de los contaminantes ambientales.

Los factores clave son la nutrición, los contaminantes se encuentran en el aire, el agua o el suelo y el estrés psíquico. Una

Además, la exposición a los factores tóxicos del ambiente generan daños en los óvulos o en el feto, resultando en el aumento de la carga tóxica que causa daños en las células y órganos en pleno desarrollo.

Cada vez hay más enfermedades autoinmunes

Existen muchos casos de pacientes que han recibido un diagnóstico poco concreto, y al hacer el análisis del perfil inmunológico, se descubre que su sistema está bajo mínimos. Son pacientes con gran cansancio, molestias digestivas, articulares o musculares.

Hoy en día podemos analizar la presencia de metales pesados en el cabello, serología de virus lentos, perfil de aminoácidos o determinación de ácidos grasos para buscar la causa de las afecciones.

¿Cómo nos afectan los virus?

Según los análisis del laboratorio, los virus siguen dando problemas tras la primo-infección. No funcionan igual que las bacterias. Cuando nuestro cuerpo lucha contra las bacterias, la lucha suele resolverse antes de cinco días. Y gracias a los antibióticos, solemos ganar la batalla.

Por el contrario, los virus nos parasitan, ya que viven a expensas de nuestras células. Cuando esto sucede, nuestro sistema inmune tiene que luchar para impedir que sigan invadiendo otras células.

Pero si el sistema inmune no consigue la contención, los virus consiguen propagarse a otras células, hasta que el sistema inmune consigue controlarlos nuevamente. Por eso el paciente sufre de fiebre, malestar o dolores articulares un día, se recupera, y vuelve a sentirse mal.

El paciente con infección vírica suele sentirse débil o cansado. Y al analizar en el laboratorio de serología los virus lentos, vemos que muchas enfermedades degenerativas o crónicas van asociadas a virus como por ejemplo el citomegalovirus, herpes simple o herpes zóster, varicela zóster o Epstein-Barr. Y descubrimos también que al tratar la infección vírica, mejora el estado de salud de la persona.

Por suerte, en nuestros días existen medicamentos que nos salvan la vida, nos ayudan a prolongarla o a mejorar su calidad. También la ciencia nos aporta máquinas de diagnóstico para identificar con toda exactitud enfermedades cuando aún no han aparecido los síntomas o estos son poco claros.

Ciertamente, necesitamos la ciencia, pero hay que recordar que lo más importante en la relación médico-paciente es la palabra. La palabra es el primer instrumento de comunicación, la vía principal para la comprensión.

La palabra médico proviene del griego, «enseñar». Y creo que la función del médico es enseñar al paciente a elegir, porque su curación depende de su participación activa.

Sentimientos que intoxican

Imagen decorativa en post sobre medicina ambiental, que muestra un tres en raya con corazones

Lo que pensamos y lo que sentimos, las emociones, afectan a nuestro sistema nervioso. El miedo es debilitante; la rabia irrita la vesícula biliar, y el sentirnos incapaces ante una situación afecta al sistema muscular. Puede llegar a incapacitarnos físicamente, y a esto le llamamos estres.

Por otra parte, los sentimientos como la alegría, el amor o la compasión nos aportan bienestar y relajación, haciéndonos sentir flexibles y ligeros.

Las emociones negativas nos intoxican, las positivas nos liberan.

Es importante saber transformar los pensamientos o emociones que nos hacen daño, liberarnos del estrés y elegir un estilo de vida saludable. El precio a pagar es cuidarnos, y para cuidarnos, necesitamos cuidar el medio-ambiente.

La Doctora Gómez dio los primeros pasos de su carrera en la Medicina Tradicional, concretamente en el servicio de Urgencias. Aquí puedes saber más sobre su formación.

Explicó que los estudios de Medicina Ambiental dependen de la Academia Americana, y que ya existen en España algunas figuras de reconocido prestigio en este campo.

HAZ TU BÚSQUEDA Y PULSA ENTER