IMG_20170330_140832

MEDICINA HOMOTOXICOLOGÍA

El médico alemán Dr. Hans Heinrich Reckeweg en 1952 formula el principio fundamental de la homotoxicología de la forma siguiente.

“Según la Homotoxicología, todos aquellos procesos, síndromes y manifestaciones que conocemos como enfermedades son la expresión de la lucha del organismo contra las toxinas y de su intención de neutralizarlas y excretarlas. El organismo ganará o perderá esta lucha. Estos procesos que denominamos enfermedades son siempre procesos biológicos, es decir, procesos teleológicos naturales, que sirven para la defensa contra las toxinas y la detoxificación”.

La Medicina antihomotóxica es el eslabón entre la Medicina Alopática y la Homeopática.

Cuando la enfermedad se va desarrollando, nos muestra a través de los síntomas sus distintas formas de evolución.

Al principio rige el PRINCIPIO DE EXCRECIÓN y después INFLAMACIÓN, donde no hay alteración de los sistemas intracelulares, el sistema de defensa se haya intacto y nuestro organismo puede eliminar las toxinas a través de diferentes vías (catarros, todas las ITIS (conjuntivitis, gastritis, hepatitis, bronquitis, etc.))

Si esta situación no se resuelve pasamos a la fase en la que las homotoxinas se depositan primeramente en la matriz extracelular y en una evolución posterior se alteran sus estructuras y funciones llegando a poder sobrecargarse y lesionarse estructuras intracelulares. FASE DE DEPOSICIÓN Y LESIÓN (reuma, miomas, obesidad, litiasis,…)

Por último la célula experimenta una destrucción progresiva, el sistema de defensa del organismo ya no está en condiciones de eliminar por sus propios medios las toxinas de la célula y de la matriz extracelular (Enfermedades degenerativas, cáncer). FASE DE DEGENERACIÓN Y DESTRUCCIÓN.Aquí hablamos de enfermedades crónicas, degenerativas y cáncer donde la matriz extracelular se ve gravemente alterada debido al depósito de metabolitos (homotoxinas) y a la acidosis asociada, y esta alteración de la matriz extracelular conlleva alteraciones inmunológicas asociadas así como alteración en la función de transporte a través de los capilares sanguíneos.

Por lo que se hará imprescindible:

  • Cambio de dieta, asegurando una reducción de los contaminantes.
  • Desbloqueo de los sistemas enzimáticos por lo que necesitamos ayuda de los biocatalizadores
  • Eliminación de la acidosis tisular (Dieta alcalina y abundante agua da calidad, pues todas las reacciones del organismo tienen lugar en medio acuoso y es este que asegura la detoxificación)
  • Drenaje de la matriz extracelular mediante métodos de detoxificación como (drenaje linfático, fisioterapia, sauna, baños de sal, medicamentos antihomotóxicos, etc.)
  • Restitución terapéutica de las estructuras intracelulares dañadas mediante medicación adecuada.

Necesita el sumatorio de:

  • Terapia de excreción y detoxificación
  • Terapia Inmunoestimulante / inmunomoduladora
  • Terapia complementaria de la quimioterapia si procede
  • Terapia complementaria de la radioterapia si procede

La terapia antihomotoxica es una terapia a largo plazo, no solo produce un fortalecimiento del sistema defensivo del propio organismo y por tanto del sistema de defensa contra el tumor sino que también disminuye los efectos secundarios de la radioterapia y quimioterapia.

Un efecto positivo, a mayores, es que podemos apreciar una mejoría del estado general (aumento del apetito, mejoría psíquica, menos ansiedad, más energía, etc), lo que contribuye a la mejora en la calidad de vida.

Por todo esto consideramos que es importante integrar este tratamiento desde el principio en el plan terapéutico del cáncer o enfermedades degenerativas.

HAZ TU BÚSQUEDA Y PULSA ENTER