osteopatia

OSTEOPATÍA

La Osteopatía, técnica terapéutica conocida y practicada desde el siglo XIX, es una técnica fundamentalmente manual en la que el osteópata a través del masaje y la manipulación restablece la integridad estructural del paciente y con ello también la correcta funcionalidad del organismo en su conjunto (órganos, músculos, huesos y otros tejidos)
Esto es así, porque sabemos que todos los sistemas corporales están interrelacionados ya que los trastornos en un sistema afectan a la otra parte del cuerpo / mente.
El objetivo es mantener la circulación sanguínea sin obstáculos, pues para todos los tejidos del cuerpo es imprescindible una buena irrigación para poder nutrir y oxigenar y sobre todo poder eliminar los desechos o toxinas, ya que cuando la irrigación es defectuosa, la enfermedad es llamada a instalarse.
No olvidemos que la vida es movimiento, y todas las células, órganos y tejidos de nuestro cuerpo es gracias a este movimiento y correcta irrigación que pueden cumplir sus funciones.

OSTEOPATiA

Según el nivel de actuación, consideremos la osteopatía como:

OSTEOPATÍA ESTRUCTURAL: Es la que más se conoce, corrige las disfunciones de la estructura (huesos-articulaciones, músculos y esqueleto)

OSTEOPATÍA VISCERAL: A través de la manipulación y tras la recolocación de los músculos, vísceras, nervios y paquete vascular favorecemos la movilidad y buen funcionamiento de las vísceras y de los órganos.

OSTEOPATÍA CRÁNEO – SACRAL. Muy en auge en los últimos tiempos, actúa favoreciendo la movilidad del líquido céfalo raquídeo, libera las meninges o membranas craneales, libera  nervios craneales que sufren las consecuencias de musculatura contracturada, y favorece la curación de neuralgías, alteraciones de la visión, mareos, vértigos, migrañas, alteraciones del oído, etc.

Después de un buen diagnóstico y tras la palpación del paciente, la evaluación de su postura corporal y comprobación de los test de movilidad, el osteópata procede al tratamiento, siendo las patologías más indicadas:

  • Alteraciones del aparato locomotor: Dolor articular o muscular, tendones, contracturas, dificultad de movimiento parcial o completo a nivel del cuello, espalda, cintura, cadera, rodilla, etc.
  • Escoliosis, cifosis, lordosis con o sin dolor, ciática, cervicobraquialgia, problemas de ATM (articulación temporomandibular), lesiones deportivas (esguinces, luxaciones, desgarros musculares)
  • Vértigos
  • Alteraciones del sistema respiratorio: Tos, sinusitis, bronquitis.

  • Alteraciones del sistema digestivo: hernia de hiatos, ESTREÑIMIENTO, presencia de gases, dolor, colon irritable.

  • Alteraciones genitourinarias: dolor menstrual, incontinencia urinaria.

  • Trastornos pediátricos: Insomnio, hiperactividad, estreñimiento, regurgitación en lactantes.

  • Trastornos psicológicos: Estrés, ansiedad, migraña

 

HAZ TU BÚSQUEDA Y PULSA ENTER